top of page

MASONERÍA Y VIDA

MASONERÍA Y VIDA

(Reflexión)

“Primum vivere, deinde philosophare” o, si se prefiere, “hay vida antes de la muerte” serían máximas sustitutorias del “hay vida después de la muerte” que es la divisa, no menos utópica, tras la que se han refugiado tradicionalmente la impotencia frente a la muerte, la injusticia y la codicia institucionalizadas de mil maneras a lo largo de nuestra Historia, configurando la moral y la estética convencionales de cada época y lugar….


Ilustradora del sentido de la iniciación sería la anécdota luliana en la que el filósofo mallorquín, observando a unos canteros trabajar la piedra, preguntaba por separado a tres de ellos qué era lo que estaban haciendo: el primero respondió que se estaba ganando la vida; el segundo precisó que estaba tallando una piedra y el tercero dijo que estaba construyendo una catedral... Los dos primeros podrían ser considerados técnicos o artistas y el tercero, explicando el “por qué” de lo que hacía, sería el geómetra en el sentido que estamos señalando, puesto que su respuesta en términos masónicos implicaría consciencia de la necesidad de unir la escuadra y el compás...

Estas premisas, idóneamente desarrolladas, conforman el CONTENIDO esencial de la intención de la propuesta iniciática masónica que ha perdurado y está llamada a perdurar. Proponemos una vía de perfeccionamiento ético apoyada en la práctica de unos principios, siguiendo una metodología simbolista; lo cual no significa obviar ajustes de CONTINENTE, a los que la Masonería siempre ha estado abierta, fiel al emblemático lema alquímico “rectificando invenies occultum lapidem” (Corrigiendo descubrirás la piedra oculta) Nuestro siglo no será una excepción y preverlo no es temerario.


Entiendo que la fraternidad y una metodología simbolista ritualizada son los pilares básicos sobre los que se asienta la búsqueda iniciática masónica. Lo que ha de entenderse por “iniciación” no es la recepción ceremonial en una logia y el compromiso personal contraído, sino la meta a alcanzar mediante una apertura de la mente que exige el autoanálisis permanente.


Reflexionar sobre los símbolos y los mitos dentro del contexto del esquema social imperante, conforme a las estructuras mentales tradicionalmente determinadas por la CULTURA DEL MIEDO A LA MUERTE y los condicionamientos dictados para acceder a “otra vida” no libera, sino que aliena y somete. El espíritu “geometrista” es, precisamente, la forma superior del espíritu crítico que nos capacita para la iniciación. Creo que es importante reiterarlo.


@Autor: Amando Hurtado

0 comentário

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page