Masonería - Artículo - LA MENTADA REGULARIDAD MASÓNICA

Masonería - Artículo - LA MENTADA REGULARIDAD MASÓNICA


Por Milton Arrieta López


Una vez, un masón trató de tapar el sol con un dedo. Y lo logró, mirando al horizonte extendiendo su mano derecha frente al sol e inclinando su dedo índice a un grado que le permitió eclipsar la incandescencia solar.

Y se arrogó la facultad de poder tapar el sol con un dedo, con la fe del efecto óptico, sin dialogo, sin preguntas, sin considerar si para los demás no había eclipsado el sol.

Las Constituciones de Anderson y Desaguliers de 1723 dieron fundamento a las obediencias especulativas, que surgieron después de Inglaterra en 1717, como en 1724 a Francia, a Irlanda en 1725, a Pensilvania EEUU en 1731, a Massachussets en 1733, etc. En 1929 se crearon unas normas que pretendieron eclipsar el sol con un dedo, las normas de la regularidad. Y devino una segunda forma de segregación en la franc-masonería unos masones eras regulares, y otros “irregulares”.

La forma como comenzó la irregularidad, fue por segregación racial. En 1868 las Grandes Logias de EEUU le retiraron el reconocimiento a los franceses, porque estos reconocieron a obediencias en EEUU que iniciaban a hombres de raza negra. (Paul M. Bessel- published in Heredom: The Transactions of the Scottish Rite Research Society -- volume 5, 1996, pages 221-244).

En 1877 lo hizo la Gran Logia Unida de Inglaterra, por considerar irregular la defensa a la libertad de conciencia que había comenzado a calentarse para luego hervir en la Revolución, una segregación no racial, sino religiosa, que pretendía dejar a adogmáticos, librepensadores, agnósticos, ateos y, en general, a no cristianos por fuera de la masonería. Y sin embargo hasta antes de la primera guerra mundial, la mayoría de las grandes logias del mundo, excepto la mayoría de las norteamericanas e inglesa, reconocían a los franceses. Solo 8 Grandes Logias en EEUU seguían reconociendo a los franceses.

Hasta 1929 cuando la GLUI promulgó las normas sobre la regularidad. El mundo masónico se dividió entre bendecidos y maldecidos, y hoy tenemos hermanas masonas en nuestro continente que se cuentan por miles, y la regularidad se arroga mirar el horizonte y dimensionar el eclipse del sol por su dedo, y declararlo universal.

El masón que tapó el sol con un dedo, perdió la realidad objetiva: esta es una fraternidad universal en la diversidad.

En una época, fue tabú masónico que un negro fuera masón, hoy lo siguen siendo no los hombres de raza negra, pero si los agnósticos, ateos y las mujeres.

#Reflexão #Artigo #Milton #Arrieta #López