top of page

HABLANDO DE MITOS… (sólo un poco)

HABLANDO DE MITOS… (sólo un poco)


Decía Oscar Wilde (El Retrato de Dorian Grey) que el verdadero misterio del mundo está en lo visible y no en lo invisible. Es lo visible, no comprendido, lo que se trata de explicar recurriendo a lo invisible causal expresado mediante símbolos.

La cultura humana ha sido siempre - y seguirá siendo- simbolista.


Ninguna ciencia o conocimiento podría resumirse y trasmitirse sin utilizar símbolos de la más variada naturaleza, porque la espiritualidad se manifiesta en una pluralidad de formas alegóricas.


Lo fantástico, lo mistérico y lo mágico se han hallado presentes en el nacimiento y desarrollo de todas las civilizaciones, motivando en Occidente géneros literarios que van desde la más arcana narrativa oral de los viejos rapsodas de mitos y sagas hasta nuestra contemporánea novelística fantástica (“El Señor de los Anillos”, “Juego de Tronos”, “Harry Potter”, etc.).


Sin olvidar que hace ahora 700 años que el divino Dante nos legó su “Divina Comedia”…


La búsqueda del Graal o Caldero druida del viejo ciclo céltico, convertido luego en el Santo Grial cristiano, ha sido un tema recurrente en lo que suele clasificarse como literatura de lo maravilloso, que no es lo mismo que lo fantástico, aunque ambos géneros compartan rasgos.


Los modernos Tolkien, Rowling, Brown, Martin, etc., son sólo exponentes de un movimiento ascendente. La razón de fondo del éxito de sus fantasías literarias hay que buscarla en la renovación generacional del interés humano por lo desconocido, por aquello que las tradiciones culturales de todos los pueblos han ido clasificando como “mistérico”.


La muerte es siempre el gran misterio subyacente en esa narrativa, por muy rodeada de peripecias alegóricas que se nos presente. La conciencia de nuestra mortalidad ha sido el trampolín utilizado por todas las religiones del mundo y el sacrificio de la vida de algunos, en beneficio de la de otros, es uno de los mitos perdurables.


Recordemos que el cristianismo paulino propone que la muerte de un dios encarnado y crucificado tiene el poder mágico de salvar de la muerte eterna a sus creyentes, determinando con ello toda la ética y los valores que han regido nuestra historia durante siglos, con sus “buenos” y sus “malos”, sus premios y castigos…


0 comentário

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page